Planeta Ahorro
·  Claves de la Reducción del Gasto Energético
Volver
Foto del artículo

La economía del hidrógeno

El hidrógeno es el elemento más simple que existe. Un átomo de hidrógeno contiene tan sólo un protón y un electrón. En condiciones ambientales dos átomos forman una molécula de dihidrógeno, H2, que es un gas inodoro, incoloro y unas 15 veces más ligero que el aire.

El hidrógeno fué descubierto por Henry Cavendish en 1766, que quince años después demostró que la combustión del hidrógeno en el aire genera agua, a la vez que libera energía en forma de calor. Esta energía liberada, es la base de la utilización del hidrógeno como combustible.

El proceso se inicia separando una molécula de agua en sus componentes, hidrógeno y oxígeno. Mientras el oxígeno se libera límpiamente en el aire, el hidrógeno obtenido se almacena. Para conseguir 'romper' una molécula de agua es necsaria cierta energía, que puede ser perfectamente generada por medios no contamiantes, como paneles solares o generadores eólicos.

Posteriormente el hidrógeno, almacenado en recipientes fabricados a tal efecto, puede ser transportado allá dónde se necesite (a un vehículo, por ejemplo) y unirlo, cuando sea necesario, al oxígeno del aire, en una nueva combustión que libera la energía que buscábamos.

Este proceso de combustión del hidrógeno con oxígeno libera únicamente agua limpia, no contaminada, que se puede liberar al ambiente sin contaminarlo, o se puede almacenar para cualquier uso posterior. Ningún otro gas o líquido se genera. El proceso es limpio y no contamina, en absoluto, el ambiente.

Imagínese: La del hidrógeno es una energía que se puede generar en pequeñas casas o negocios, en cualquier finca o parcela. No son necsarias grandes empresas, monoplios mundiales en realidad, que la extraigan, la transporten y la distribuyan a muy altos precios. Y además es perfectamente limpia y no contaminante.

El relevo de una economía basada en el petróleo por una basada en el hidrógeno, supondría unos cambios sociales tan enormes que sólo podrían comparase a los que se generaron durante la segunda guerra mundial, cuándo se realizó la sustitución de la energía basada en el carbón por la generada por el petróleo y que aupó a primera potencia mundial a los Estados Unidos de América, que disponían en su propio territorio de cantidades ingentes de petróleo, hoy día ya agotadas.

Las reservas mundiales de un crudo disponible con un coste de extracción razonable, se están agotando.

Bienvenidos sean, señoras y señores, a la nueva era de la economía del hidógeno.


Categorías: Cambiar de energía y Entender el cambio

 

 

Logo de Climatización10

© Planeta Ahorro, una revista diseñada para Climatización10.com por Toma10 | Visite también Cajas10.com

Para contactar con Planeta Ahorro: 91 161 03 04 o contacto@climatizacion10.com